• slide
    slide
  • slide
  • slide
    slide
19/01/2016

El viaducto, el único de la ciudad iluminado íntegramente con tecnología led, tiene una longitud de 75 metros y cuenta con dos carriles por sentido, bidegorri y aceras con un banco corrido a ambos lados de la carretera.

Cada vez más cerca de dar el último paso para completar el puente de Frank Gehry. La unión entre la calle Julio Urquijo y el barrio de Deusto con la futura isla de Zorrozaurre se ha abierto a las 10.40 horas de esta mañana al tráfico rodado. De esta manera, se convierte en la única vía de acceso para peatones y conductores al canal de Deusto ya que queda cerrada definitivamente a los vehículos la conexión de la Ribera de Deusto con la rotonda de Euskalduna.

El decimocuarto puente de la villa tiene una longitud de 75 metros y cuenta con dos carriles por sentido, bidegorri y aceras con un banco corrido a ambos lados de la carretera. A partir de ahora, el acceso de vehículos a Zorrozaurre solo puede realizarse a través de Frank Gehry. La salida desde el viaducto se realiza por la calle Ballets Olaeta, en el sentido actual de la circulación.

La apertura del puente afecta también al transporte público. La línea de Bilbobus A4 (Zorrozaurre - Deusto) modifica su recorrido desde hoy. Se suprimen las paradas de Ribera de Deusto (tres), en ambas direcciones, y Botica Vieja/Euskalduna, dirección Deusto. Se establecen además nuevas paradas en Ribera de Deusto (nueve) y General Eraso/Clínica IMQ, en sentido a Deusto y Ribera de Deusto 8, dirección Zorrozaurre.

Inaugurado hace cuatro meses

La inauguración se produjo el pasado 14 de septiembre, aunque hasta el momento solo se permitía en acceso a peatones y ciclistas. Diseñado por Guillermo Capellán y Héctor Beabe, es el primer puente de la ciudad iluminado íntegramente con tecnología led, mediante barras en la barandilla y el voladizo. Así, la luz se refleja en el agua. Cuatro meses después de cortar la cinta, se convierte en la única forma de conexión con los 400 vecinos de Zorrozaurre, a los que pronto se unirán más personas gracias a la construcción de nuevas viviendas.

Ese día hubo una importante ausencia. Aunque pudo acudir a la colocación de la primera piedra, Frank Gehry se perdió la inauguración del puente que lleva su nombre. Los médicos le recomendaron que no cogiese ningún vuelo por motivos de salud, aunque quiso dirigirse a todos los bilbaínos mediante una carta que leyó el alcalde Juan María Aburto. «Siento a la ciudad de Bilbao como una familia para mí y es muy gratificante saber que la ciudad siente lo mismo hacia mí», aseguró.

El homenaje al arquitecto que puso el nombre de Bilbao en el mundo gracias a la construcción del gigante de titanio ya tiene el merecido reconocimiento con el que soñaba Iñaki Azkuna. Su sucesor como alcalde, Ibon Areso, reconoció el día de su apertura a peatones y ciclistas que había alcanzado una de sus metas personales. «Después de tantos años de planificación, que a muchos les sonaba a música celestial, la apertura del puente da credibilidad a la operación de Zorrozaurre», indicó.

El diseño que Gehry le dio al Guggenheim ha hecho de la villa un ejemplo de modernidad y futuro a lo largo de los últimos dieciocho años. Durante este tiempo, además de arquitectos y expertos en urbanismo, se han fijado en el museo incluso los directores de la saga 'Matrix'. Los hermanos Wachowski rodaron en las inmediaciones del museo varias escenas de su película 'El destino de Júpiter' y los bilbaínos todavía tienen en la memoria la visita de Pierce Brosnan cuando aún encarnaba al agente 007.

Curiosamente, Azkuna, uno de los artífices del viaducto, tiene ahora su primer reconocimiento a escasos metros del puente de Gehry. La cercana clínica IMQ sufragó los gastos de la primera escultura dedicada al que fuera elegido como el mejor alcalde del mundo, un trabajo de láminas de hierro realizado por el artista portugalujo Juanjo Novella.

FUENTE: www.elcorreo.com

Ver todas →